¿QUÉ HISTORIA BUSCAS?

AHORITA LA ENCONTRAMOS.

Fandango neoyorquino

En Estados Unidos existe un movimiento compuesto por migrantes en el que vive la música tradicional mexicana. De esta comunidad nace el proyecto Radio Jarocho, mismo que, con Zenén Zeferino, tiene como labor principal promocionar y preservar el son jarocho tradicional en el país vecino, particularmente en la Costa Este.

El grupo realizó una gira desde Canadá que finalizó este en Pátzcuaro, Michoacán, para dar a conocer su disco Ríos de Norte y Sur y en su paso por Querétaro, Julia del Palacio, directora de Radio Jarocho, y Zenén Zeferino nos explicaron, previo al concierto que ofrecieron en el Centro de Arte de Querétaro (Ceart), sobre este proyecto y su panorama de lo que es el son jarocho.

Julia del Palacio y Zenén Zeferino. Foto: Alonso San Juan/Revista Qualia

Nacimiento

“A mí solo me picó el mosquito del son jarocho y desde ese momento soy hija adoptiva del estado de Veracruz. Pero yo nací en la Ciudad de México y llevo viviendo en Nueva York alrededor de 15 años, con el grupo alrededor de 10 (…) Yo llevo bailando el zapateado desde hace casi 20 años”.

Julia del Palacio explicó que el grupo nació en Nueva York a partir del interés de varios inmigrantes -de entre los cuales algunos llegaron a trabajar y, en el caso de Julia, a estudiar- de preservar y promocionar la música tradicional mexicana en aquella zona con el grupo Semilla. Al principio no solo tocaban son jarocho, sino también son huasteco, son de tarima, entre otros.

Pero desde hace 10 años decidieron simplemente dedicarse al son jarocho y llamarle al grupo Radio Jarocho; un proyecto que de algún modo se parece a otros que han surgido en Estados Unidos, en los que comunidades mexicanas quieren acercarse a sus raíces a través de agrupaciones dedicadas a interpretar música tradicional, comenta Julia.

Radio Jarocho. Foto: Alonso San Juan/Revista Qualia

Son en tierra extranjera

En Estados Unidos no es muy común escuchar son jarocho tradicional; lo más normal es el mariachi, la banda y el ballet folclórico, incluso la gente que no lo conoce se extraña al escucharlo. A pesar de ello, las interpretaciones de Radio Jarocho han tenido una buena respuesta de la gente en aquel país, señala la directora.

“Ahora más que antes hay más grupos, una comunidad que va creciendo en muchas partes de Estados Unidos: Chicago, Los Ángeles, Santa Ana, Santa Bárbara, Oregon; hay mucha comunidad jaranera en Estados Unidos, pero proporcionalmente con la población mexicana en este país es una comunidad pequeña, todavía”.

Como parte de la promoción de este son, Radio Jarocho también hace presentaciones en escuelas, imparte talleres para niños y por el momento trabaja en la puesta en escena de una obra de teatro basada en el libro de Zenén Zeferino titulado Sóngoro Bailongo, sobre animales que se convierten en instrumentos musicales de la tradición jarocha.

Zapateado. Foto: Alonso San Juan/Revista Qualia

Fandango, la raíz de una tradición

Poeta y jaranero, oriundo de Jáltipan de Morelos, Veracruz, Zenén colabora con Radio Jarocho desde hace tres años a través su canto, instrumento y letras, pero tiene en las venas la tradición de este son por parte de su familia materna, originaria de un pueblo llamado Chacalapa, con la cual aprendió a ejecutarlo desde su niñez.

Puntualizó que el son jarocho tradicional no es lo que se representa en un ballet folclórico, sino lo que se hace a partir del fandango, lo demás es sólo una puesta en escena de una tradición, mas no la tradición en sí, misma que ha sobrevivido en familias jaraneras y por la labor de un movimiento creado desde los años ochenta para preservarla.

Y es que la música que muestra verdadera tradición jarocha estuvo a punto de desaparecer en la década de los setenta, de ahí que naciera este movimiento, compuesto por historiadores y musicólogos, con la encomienda de que el fandago fuera la raíz fundamental para difundir la tradición del son jarocho, a través de talleres de música y canto, impartidos especialmente a niños.

“Veracruz fue la punta de lanza de la recuperación de la tradición a través de talleres con niños y en ese trabajo estuvo parte de mi vida. Un personaje muy importante se llama Antonio García de León; él ha sido el pilar más fuerte de la información que se genera actualmente para recuperar la música tradicional”.

Pero también, el veracruzano reconoció, como contraparte, el movimiento que surgió en Estados Unidos y el trabajo realizado por Radio Jarocho, al cual se unió con la intención de que en aquel país se hagan presentes la tradición de Veracruz y la identidad jarocha, particularmente en la Costa Este.

Presentación de Radio Jarocho en el Ceart. Foto: Alonso San Juan/Revista Qualia

El disco

En la mayor parte de las piezas de Ríos de Norte y Sur hay poesía escrita por Zenén Zeferino, hecha especialmente para ese disco, es decir que, aunque se tratan de canciones tradicionales, la versada de cada una de ellas es nueva.

Así pues, por ejemplo, en lugar de escuchar a “una vieja” con animales “debajo’e la cama”, se aprecia, en su versión de La Vieja, a una “dama”, “joven” o “lady” con animales en Brooklyn o Manhattan. Pero son tres las canciones completamente de la autoría de Zenén Zeferino: El Misterio, Los Cotorritos y Cumbia de Julia del Palacio.

Pese a que Radio Jarocho toca en este disco son jarocho tradicional, este tiene tintes de otras músicas adquiridas por los integrantes del grupo a través de su experiencia en Nueva York como lo es el jazz, por lo que han logrado producir un sonido más interesante, señaló Julia del Palacio.

****

Así que no te pierdas la oportunidad de escuchar a Radio Jarocho y Zenén Zeferino, este último quien incluso ha participado en otros proyectos para preservar su tradición. Puedes conocer más de ellos a través de sus páginas web www.radiojarocho.com y www.zenenzeferino.com.

También los encuentras en Facebook como Radio Jarocho y Zenén Zeferino Huervo; en Instagram como radiojarocho y znnzeferino; y en Twitter como @RadioJarocho y @zenenzeferino.

Periodista de lo inusual. Formo parte de Revista Qualia y soy curiosa al extremo.

1 thought on “Fandango neoyorquino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *